JOHN MAIN Silencio y Quietud para cada día del año 12/04/2022

Reflexiones de Cuaresma 2022


¿Te parece que esta semana es sagrada? Si no es así, ¿por qué?

Nuestro viaje a través de estos días debe centrarse primero en aceptar la plena responsabilidad de nuestra propia existencia. A continuación, nos sometemos al inquietante desafío de nuestro ineludible e insatisfactorio anhelo de lo absoluto. A partir de ahí, nos adentramos en la comprensión de cómo nuestro paso por el tiempo se entrelaza con el de Jesús.

En cuanto nos preguntamos quiénes somos, nos encontramos fluyendo en el tiempo. Nos sentimos mortales. La muerte es esencial para la autocomprensión humana. Mantén la muerte siempre ante tus ojos", dice San Benito. Los budistas la llaman maranasati. Al poco tiempo (si no huimos del camino iniciado) pensamos en la memoria. ¿Cuánto tiempo ha crecido nuestra memoria? Cuán inexacta puede ser. Con qué facilidad olvidamos o recordamos mal. Para San Agustín no tenemos tanto una memoria como que nuestra memoria es lo que somos.

Entonces, pronto se hace evidente que conocernos a nosotros mismos objetivamente es tan irreal como conocer a Dios como un objeto. Dios está presente en todas partes, pero siempre es incognoscible. Así, en menor escala, estamos nosotros. Pero estamos obligados a buscar a Dios para conocernos a nosotros mismos.

¿Qué aprendemos entonces de nosotros mismos? Que nuestra vida no tiene sentido como quisiéramos o pretendemos. Que somos incompletos, imperfectos, sin terminar. Y lo más doloroso, que lo que queremos nunca nos satisface y, sin embargo, no podemos dejar de desear. Deseamos a Dios, pero Dios siempre supera lo que queremos. Cualquier experiencia de Dios que tengamos va más allá de nuestros poderes de descripción aunque sigamos pensando que el deseo es lo que se trata.

Dios es infinitamente deseable, no una fantasía de realización humana. Como objeto de la imaginación, siempre sentimos que Dios está ausente. Sin embargo, esta ausencia es una especie de presencia inconmovible. Esto es muy inquietante y la Semana Santa debería perturbarnos profundamente.

Buscar a Dios significa sufrir una transformación del deseo que es en sí misma una pérdida y una muerte. En el proceso, lo que pensamos que queremos siempre se queda en la fantasía. Aceptar que somos mortales, limitados en el conocimiento de nosotros mismos y siempre incompletos es humildad.

No nos enamoramos de Dios. Eso es una tontería romántica. Nos enamoramos.

La humildad es el paso humano hacia esa transformación en el amor en el que caemos cuando prestamos nuestra atención distraída a la atención infinita que siempre nos ilumina.

En Getsemaní, tras una profunda oración, Jesús entregó su deseo humano básico de vivir:

Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró diciendo: "Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieres". " (Mt 26,39)

Laurence.



Entradas destacadas
Entradas recientes