Sabiduría Diaria 16.10.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN) Conforme vamos quitando la atención de nosotros durante el tiempo de nuestra meditación, vamos aprendiendo a estar menos preocupados por nuestro yo y nos vamos volviendo más generosos, más amorosos y más amables en nuestra vida diaria. Aprendemos como vivir esos valores de la vida cristiana un poco mejor pues los vamos entendiendo desde dentro. Hemos entendido lo que significa pobreza de espíritu. Eso es lo que significa la meditación, volvernos pobres de espíritu. No es solamente relajarnos, no es practicar mindfulness, no es sentirnos mejor o desestresarnos. Todos estos son productos secundarios de meditar. No son el propósito. El propósito de la meditación cristiana es que nos convirtamos en discípulos completos, imperfectos, pero completos, y que eso se vuelva nuestra manera de vivir. ( Christian Life in the Light of Christian Meditation 1 - Discipleship, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas