Sabiduría Diaria 18.01.2020


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRASIL) Hemos escuchado las maravillosas palabras del Evangelio de Juan dándole a Jesús estas palabras: «Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. » Juan, 3:17-18. Sin duda hemos escuchado esas palabras muchas veces, y creo que para la gran mayoría de la población son más bien demasiado familiares o demasiado eclesiásticas o carentes de significado. Pero el meditador es capaz de escuchar esas palabras desde una perspectiva diferente, desde una experiencia diferente, y ver el significado en ellas. Si estamos experimentando la vida desde nuestro ser pleno, tendremos esta salud creciendo dentro de nosotros, entonces creo que estas palabras pueden convertirse en palabras sorprendentemente vivificantes. ( Health & Wholeness , Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas