Sabiduría Diaria 08.09.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRASIL)

En la comprensión cristiana, entramos en el autoconocimiento al ver, conocer, experimentar a Jesús Resucitado, y saber que Él está dentro de nosotros como nosotros estamos en Él. Esa es la experiencia del autoconocimiento para nosotros. ¿Cómo llegamos a conocer a Cristo Resucitado de esta manera en nuestro camino de autoconocimiento? En primer lugar, no es a través de visiones, voces, éxtasis, arrebatos, levitación o elevando la temperatura corporal en 16 grados. No se trata de eso. Conocemos a Cristo en este camino de autoconocimiento a través del silencio que purifica nuestra mente, a través de la quietud que nos lleva a la pobreza de espíritu soltando los deseos, a través de la sencillez, volviéndonos a la espontaneidad y a la vulnerabilidad de los niños: «a menos que se vuelvan como niños». Así que es a través de esta amalgama contemplativa de silencio, quietud y sencillez que comenzamos a crecer en ese autoconocimiento que nos lleva al conocimiento de que somos conocidos, el conocimiento de Cristo Resucitado. En segundo lugar, en nuestra relación con los demás: recibir amor, ser conocidos, participar en la vida con los demás.

Finding Oneself 2, Meditatio Series 2017D, Laurence Freeman OSB


Entradas destacadas