Sabiduría Diaria 30.06.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

En el Nuevo Testamento, la palabra griega para paz (eirene) se relaciona con el verbo ‘unir’ y nos refleja la bellísima palabra hebrea ‘shalom’ que significa plenitud y armonía. El primer paso en cualquier proceso de pacificación es re-unirnos con nosotros mismos y encontrar la armonía y plenitud que caracterizan nuestra propia naturaleza. No hay paz – ya sea con otros o con nuestro entorno – que pueda ser duradera si no está conectada a esta paz personal e interior.

( Meditatio Newsletter, September 2014, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas
Entradas recientes