Sabiduría Diaria 08.07.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Debido a que el perdón requiere de introspección profunda y ésta requiere de silencio, el perdón, la reconciliación, la mente católica en cualquier etapa de fe, la paz y la justicia requieren de la contemplación. Pensar en la contemplación como una clase de lujo, relajamiento o una manera de ocupar el tiempo libre, nos hace perder por completo el significado del desarrollo humano como la manera esencial y única que tenemos para glorificar a Dios. ¿Cómo podemos glorificar a Dios a través de lo que hacemos o decimos? Sólo podemos reflejar de regreso la gloria divina que poseemos. San Juan de la Cruz dice que el alma es como un paquete sin abrir. Desenvolverlo es la manera en que glorificamos a Dios – de manera que al final estaríamos participando completamente en la vida y la visión de Dios. Meditamos, dijo John Main, para convertirnos en la persona que Dios sabe que somos. Es volvernos uno con aquél que da el regalo al regresarle el regalo y entonces encontrar cuál es el don que éste contiene.

( Meditatio Newsletter, October 2010, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas