Sabiduría Diaria 15.06.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA)

Existe un proceso al decir el mantra. Y aunque no es un progreso linear, ayuda el pensar en las etapas en que el mantra se arraiga. El primer paso es cuando por ejemplo, estamos diciendo el mantra y a la vez nos vemos interrumpidos por nuestras distracciones. Lo decimos tal vez por unos segundos antes de olvidarnos e irnos por alguna tangente. Luego, gradualmente, si somos lo suficientemente humildes – y es un trabajo que implica mucha humildad – y perseveramos, seguimos regresando al mantra, de forma que ahora lo decimos por períodos más largos sin distracción. Las distracciones siguen ahí pero ya no nos interrumpen cuando decimos el mantra. En esta etapa es como si resonáramos el mantra, necesitamos menos esfuerzo para decirlo, sigue siendo un acto de fe, pero lo hacemos cada vez más inconscientemente y se va arraigando un poco más. Finalmente llegamos a una etapa en que decimos el mantra por periodos de tiempo más largos, sin distracción. En esta etapa estamos escuchando la palabra.

( The Ego On Our Spiritual Journey II, Meditatio Talks 2008 B, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas