Sabiduría Diaria 14.06.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA)

Finalmente hay otro camino, simple y práctico que nos ayuda para pensar en la oración pura. Este es el recitar el mantra, nuestra palabra sagrada. El propósito del mantra, como sabemos, es dejar de pensar en nosotros, llevar a nuestra mente a la quietud y dirigirnos a través de las distracciones. Al decir la palabra, ésta se va enraizando en nuestros corazones de la manera en que Casiano, en la tradición de la Oración de Jesús describe, que se arraiga y va generando que oremos todo el tiempo, ligando todos los niveles de nuestra consciencia y aún de nuestro cuerpo a la oración del Espíritu en nosotros.

( The Ego On Our Spiritual Journey II, Meditatio Talks 2008 B, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas