Saburía Diaria 20.01.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA)

Todos los miembros de una comunidad, como los miembros de una familia, viven juntos en diferentes etapas de su camino. Se conectan entre sí y se apoyan entre sí a través de sus debilidades y fortalezas. El deseo de tener un cambio personal así como el miedo a tenerlo los reúne. Esto se logra si la comunidad no está construida en el principio del narcisismo sino en el principio de servicio, cuidando nuestra plenitud.Servicio, no egoísmo. Una ‘escuela al servicio del Señor’ es como San Benito lo describe. Esto, al día de hoy, como siempre, es lo más revolucionario que algo puede ser.

( Meditatio Newsletter January 2019, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas