Sabiduría Diaria 31.12.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, TURQUIA)

La oración continua significa que abrimos nuestros corazones a este flujo eterno de amor que fluye desde el corazón de Dios y al entrar en este flujo, nuestra vida se ve inundada por él. Como dice San Pablo: el amor de Dios inunda nuestros corazones a través del Espíritu que nos ha dado. Esta es la experiencia cristiana esencial: conocer en lo más íntimo de nuestro corazón que éste ha sido inundado, no sólo llenado, sino que desborda este amor de Dios a través del Espíritu Santo. Esta es la teología de toda la oración cristiana y es la misma teología para cada radio de la rueda, para cada tipo diferente de oración.

( Meditating as a Christian, Laurence Freeman OSB 2013 C )


Entradas destacadas