Sabiduría Diaria 23.12.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

San Agustín dijo que todo el propósito de la vida cristiana, la razón por la que celebramos los sacramentos, la razón por la que leemos los evangelios, todo el propósito de la vida cristiana es "restaurar la salud del ojo del corazón por el que vemos a Dios". Es redescubrir, abrir de nuevo nuestro corazón, y de eso se trata la meditación. Cuando meditamos, por lo tanto, no estamos pensando en Dios de la manera ordinaria. No le estamos hablando a Dios con palabras. Esas son otras formas de oración. Esas son formas de oración mental donde usamos nuestra imaginación, usamos nuestras palabras y pensamos. En la meditación, vamos a un nivel aún más profundo de nuestra humanidad. Significa que entramos en el corazón, descubrimos el corazón y nos quedamos allí en silencio y en quietud. Es muy sencillo. Esto es lo que me gustaría que hoy quedase impreso en ti: la simplicidad de la meditación.

( Meditating as a Christian, Laurence Freeman OSB 2013 C )


Entradas destacadas