Sabiduría Diaria 18.12.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA)

Tal como lo describe John Main, decimos el mantra a diferentes niveles de estar centrados en el otro, lo decimos con mayor sutileza y más delicadamente. Al principio nos vemos interrumpidos totalmente por nuestros pensamientos. Luego lo hacemos resonar, se vuelve más fuerte y conforme lo escuchamos se enraíza más en nuestro corazón. Es entonces que la atención comienza a desplazarse de nosotros y lo podemos sentir. Luego viene el silencio, el último paso en los niveles de silencio. Silencio que está silente. No un silencio que propone ‘Es que no tuve pensamientos’, fue bonito. Estar simplemente sentado en silencio, empujando a un lado a mi preocupaciones. Mi mente está clara.’ Pero eso no es silencio verdaderamente silencioso. Sin embargo la claridad de la meditación es que nos lleva en este camino.

( The Experience of Being, Laurence Freeman OSB 2018 C )


Entradas destacadas