Sabiduría Diaria 12.12.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, HONG KONG) San Gregorio de Nyssa dijo que cada imagen de Dios es un ídolo. Nos convertimos en adoradores de un dios falso a menos que podamos dejar de lado nuestras ideas acerca de Dios. Esta es la terrible vergüenza y la terrible maldición de la religión, que tan fácil y rápidamente termina en idolatría: adorando a los falsos dioses, construyendo el becerro de oro. Recuerda la historia del becerro de oro. Los hebreos estaban asustados porque Moisés no había regresado de la montaña y estaban un poco inquietos, así que se quitaron las joyas, y las fundieron para convertirlas en este becerro de oro. Así que podemos tomar lo que es más precioso o valioso para nosotros, convirtiéndolo en un artefacto de nuestra propia imaginación, para adorarlo. Y luego hacemos lo que nos gusta porque es nuestro dios. Entonces, si lo deseamos, podremos tener una orgía alrededor de el, o podremos condenar a todos los demás por hacer algo diferente o por pensar diferente. Si es tu dios, entonces eso te permite justificar básicamente cualquier cosa que quieras hacer o pensar. De esa manera podremos justificar la violencia en nombre de Dios. (The Experience of Being, Laurence Freeman OSB 2018 C)


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • facebook
  • googleplus
  • tbird