Sabiduría Diaria 08.10.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ALEMANIA)

San Agustín dijo que solamente podemos amar aquello que es bello. Eso quiere decir que el amor revela la belleza aun en cosas o gentes que no nos parecen bellas al principio. ¿Qué tan seguido encontramos que cuando la primer impresión que tenemos de alguien se va desvaneciendo, al haber estdo basada en apariencias superficiales o prejuicios, un conocimiento más profundo nos revela algo que hace que nuestra respuesta a esta persona se vea completamente cambiada? Nos sentimos mal por nuestro mal juicio y lo desechamos. Su verdadera naturaleza es ahora más visible y resonamos con ella desde una parte más simple y verdadera de nuestro yo. Tal vez esto es lo que nos espera al final de nuestra vida, independientemente de lo equivocados que hayamos vivido. Todos nuestros modos de ver y conocer se van a fundir en una gran simplicidad sanadora cuando miremos a Dios. En ese instante de percepción pura – de la belleza siempre antigua, siempre nueva – no podremos resistirnos a enamorarnos del amor que siempre nos ha rodeado. Y entonces seremos salvos.

( Meditatio Newsletter, October 2012 )


Entradas destacadas