Sabiduría Diaria 02.10.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRASIL) El núcleo de toda sanación y toda recuperación, es el descubrir nuestro yo verdadero una vez más. Es el gran regreso a nuestra casa, como tal vez sucede con todo en la naturaleza, es el completar ese gran arco que nos lleva a nuestra fuente. Cuando esto nos sucede – después de un trabajo interior fuerte y gracia abundante – nos vemos bendecidos con un nuevo grado de confianza y paz. Nuestros ‘falsos yo’ que encuentran difícil tratar con los desengaños y pérdidas de la vida se ven relativizados. Cuando no estamos en armonía nos vemos llenos de amargura y desesperación. Cuando estamos en armonía con nuestro yo, nos vemos sorprendidos por nuestra capacidad no sólo para sobrevivir los obstáculos de la vida y aguantarlos con esperanza, sino para florecer durante tiempos de aflicción. ( Meditatio Newsletter, October 2012 )


Entradas destacadas