Sabiduría Diaria 30.07.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BERE ISLAND, IRLANDA)

La gran tentación de la que nunca nos liberamos, es darnos por vencidos. A veces, en momentos totalmente inesperados, aún después de momentos especiales en el Reino, puede parecer atractivo el flotar de regreso a la superficie de la consciencia. Aún durante el periodo mismo de la meditación, esta tendencia – las tentaciones son tendencias – se hace conocida en el sueño letal o la paz perniciosa, ese sagrado flotar donde decimos ‘estoy tan cerca del umbral del silencio que no necesito hacer esto del mantra, que de todas formas, suena tan débil ya…’ El mal es el resultado terrible y principal de la superficialidad.

(Christian Meditation Newsletter, Dec 2006)


Entradas destacadas