Sabiduría Diaria 27.07.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA)

La ‘voluntad’ de Dios no es una orden secreta que tenemos que descifrar. Es algo inseparable del acto divino de la creación y la salvación. Y este acto no es un acto en el sentido humano, sino una continua donación en el amor. Es aún más simple que eso: Dios es amor. Mientras pensemos que la voluntad de Dios es algo que tenemos que obedecer, pero como si fuera una orden de lo alto, nuestro conocimiento de Dios se mantiene atrapado en la imagen de Dios que hemos formado desde nuestra experiencia humana de autoridad y poder. Fallamos al tratar de entender el corazón de la revelación del evangelio y el significado de Cristo: que siendo Amor, Dios es en realidad impotente. ¿Es que el amor puede imponerse para que respondamos? Puede perseverar e influenciar pero no puede sobreseer lo especial de la persona amada. La meditación gradualmente nos acostumbra a esta manera de ver a Dios porque nos permite desapegarnos de esas imágenes que el ego ha construido y a las cuales se aferra.

(Christian Meditation Newsletter, Dec 2006)


Entradas destacadas