Sabiduría Diaria 30.06.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Necesitamos pertenecer, estar centrados y firmemente enraizados al igual que necesitamos pertenecer a una familia biológica humana particular. Creo que necesitamos pertenecer a una familia espiritual y a una tradición religiosa y crecer en ella. La identidad particular no es mala en sí, hasta que se vuelve exclusiva o superior: “somos mejores que Uds.”, “Estamos más desarrollados que Uds.”, ‘Uds. están equivocados”. O cuando existe un nivel sutil de competencia. Cuando eso se presenta, la religión se atrofia, se seca. Pierde la vitalidad espiritual y su energía y por lo mismo falla en la respuesta a las verdaderas necesidades espirituales de sus miembros. También le es imposible contribuir a las necesidades espirituales de la sociedad de la manera que podría.

(The Contemplative Dimension of Faith, Meditatio Series 2012B)


Entradas destacadas