Sabiduría Diaria 16.05.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, MARRUECOS)

Las enseñanzas de los monjes del desierto hablan de otra manera de ver las etapas del camino. Reconocieron que al principio de una nueva jornada podemos sentir mucho entusiasmo. Existe un entusiasmo natural y una esperanza que sentimos al principio de cada compromiso, de cualquier nuevo inicio. Y algo, en esta etapa de entusiasmo, nos da energía y nos empodera para comprometernos. Pero entonces comienzan las dificultades, los obstáculos. Un signo de esto es que surge la acedia. Cuando esto sucede, el entusiasmo se ve disminuido y comenzamos a fijarnos en los problemas. Los retos. Hablando espiritualmente, los padres del desierto se refieren a la acedia como un sentimiento de decepción. Parece que la energía que nos condujo durante la primera etapa de entusiasmo se nos ha agotado. La oración se vuelve difícil y seca.

(Map of the Journey, Meditatio Series 2011 C)


Entradas destacadas