Sabiduría Diaria 08.05.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

En muchas tradiciones orientales, la práctica de meditación consiste en prestar atención a la respiración. Pero en la tradición cristiana, meditar, la práctica que nos lleva al corazón, se ha hecho con la palabra. Decir y escuchar la palabra, el mantra. Este es el método normal para una oración más profunda, la oración contemplativa de la tradición cristiana, recogiendo y recolectando toda la teología de la palabra de Dios y permitiendo que la palabra, a través de nuestra propia atención, a través de nuestro acto de fe y receptividad, - nuestro propio ‘fiat’ – ‘hágase en mi’, permite que la palabra se encarne en nosotros, lo cual nos abre al misterio que ya está presente en nuestro corazón, la oración continua de Cristo.

(Map of the Journey, Meditatio Series 2011 C)


Entradas destacadas