Sabiduría Diaria 26.04.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA)

Digamos que continuamos meditando, después de dejarlo e iniciar muchas veces. El mantra va penetrando más, nos lleva a profundidades mayores y a otro nivel de consciencia. Esto podríamos llamarlo el disco duro de nuestra consciencia. Aquí es donde todo está grabado en la profundidad de nuestros bancos de memoria y aun en las células de nuestro cuerpo, donde se almacena la memoria. Y muchos de los archivos que encontramos ahí siguen estando abiertos; no han sido cerrados. Pueden ser experiencias de penas que nunca expresamos por completo, o experiencias de pérdida o traición, frustración o vergüenza. Cosas que sabemos que hicimos mal pero de las que nunca hablamos o que hemos permitido que se filtren al subconsciente, o que no queremos ver o las hemos barrido bajo la alfombra. Pero ahí permanecen. Y todo lo que está escondido saldrá a relucir. Así que no debemos meditar a no ser que queramos alumbrar todas las esquinas. Y entonces, el trabajo de curación tendrá lugar. Cristo sana y lo que necesite ser sanado será sanado.

(Map of the Journey, Meditatio Series 2011 C)


Entradas destacadas