Sabiduría Diaria 08.04.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, FRANCIA)

Uno de los frutos de la meditación es el don del discernimiento: acerca de lo que los medios hacen y nos dicen, acerca de cuándo apagar la pantalla. Al crear este espacio de soledad a través de la práctica diaria de meditación, protegemos la dignidad de la privacidad individual. Como resultado, desarrollamos los valores sociales de la libertad personal y la participación responsable en la toma de decisiones de la sociedad. La meditación reta la pasividad y el fatalismo que la saturación de los medios puede crear, tan sólo porque las personas sabias son menos fácilmente engañadas.

(The Goal of Life, Meditatio Series 2005 B)


Entradas destacadas