Sabiduría Diaria 06.04.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN)

El primer nivel de auto conocimiento es turbulento. Walter Hilton, en el siglo XIV decía: “es como un hombre que llega a casa y se encuentra con un la chimenea llena de humo y una esposa enojona”. Los primeros padres y madres del desierto no tenían problemas domésticos. Pero les causó una sorpresa descubrir que aún en sus celdas en el desierto, no podían abandonar fácilmente las preocupaciones, tentaciones y fantasías eróticas de sus vidas pasadas. Sentados, sin distracciones externas, se encontraron, al igual que nosotros en nuestra época, bombardeados por una actividad mental desordenada, pensando o fantaseando compulsivamente acerca de todo lo que creían haber abandonado. Se molestaban con sus hermanos, se enojaban con los flojos, envidiaban a los más santos. Se obsesionaban con las trivialidades de su trabajo manual de tejer esteras o trabajar en el campo. Se volvían compulsivos sobre sus posesiones materiales. Fantaseaban sobre sexo y más sobre comida. Tal vez no estamos menos distraídos es nuestra época que los monjes del desierto o cualquier persona que medita en estos tiempos o nuestra cultura. Simplemente nos parece más difícil pasar la primera fase.

(The Goal of Life, Meditatio Series 2005 B)


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • facebook
  • googleplus
  • tbird