Sabiduría Diaria 25.04.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, INGLATERRA)

La meditación no trata tanto acerca de nuestra relación con Dios como sobre nuestra unión con Dios. Esto no significa que la relación con Dios (junto con las ideas, imágenes y diálogo que implica una relación) deje de existir. La idea de relación continúa siendo un marco de referencia necesario para llegar a entender significados y decisiones. Se mantiene como parte importante del lenguaje de la vida. La relación permanece mientras que continuemos pensando en términos de nuestro propio yo, es decir hasta el fin de los tiempos. Pero la relación también se ve cambiada radicalmente por la meditación. El lenguaje de la relación se ilumina y se vuelve más lleno de significado. Nuestro conocimiento y amor de Dios ya no se quedan cortos en la etapa de relacionarnos sino que como siempre que interviene el amor, se ven impulsados a una unión completa.

(The Goal of Life, Meditatio Series 2005 B)


Entradas destacadas