Sabiduría Diaria 16.01.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA) El trabajo humilde e imperfecto de la contemplación, tan ordinario como la meditación diaria, despierta y transforma nuestro sentido del yo. Arroja una luz iluminadora sobre las escrituras de nuestra propia tradición, así como sobre los textos de sabiduría de los demás. Renueva el lenguaje que necesitamos para expresar y compartir nuestro viaje humano de fe. Amar a Dios significa más que agonizar sobre la voluntad de Dios y "hacer lo que Él quiere". Evoca la atracción humana por el amor que está impulsado por la capacidad de apartarse de la conciencia en mi mismo y enfocar nuestra atención en el otro. Cuando este despertar está sucediendo, sabemos que no estamos dormidos y que no podemos negar, rechazar u olvidar por mucho tiempo el hecho esencial de ser, que es el verdadero árbitro del bien. Amar es simplemente estar despierto en todo lo que somos y hacemos. (A Letter from Laurence Freeman OSB, Meditatio Newsletter, December 2017)


Entradas destacadas