Sabiduría Diaria 03.01.2018


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BONNEVAUX, FRANCIA)

La atención requiere lo que nuestro mundo ha sacrificado por adquirir velocidad, es decir quietud. Es posible moverse rápido y permanecer en quietud, en un estado de atención. San Benito nos dice que ‘corramos en el camino de la obediencia al Señor’ y que ‘la ociosidad es la enemiga del alma’. La vida contemplativa no tiene nada que ver con la inercia. Por supuesto, la velocidad a la que corremos y nos mantenemos ocupados varía con cada temperamento y aun los más resilientes y energéticos necesitan momentos de desacelerarse hasta llegar a un punto de quietud –igual que todos necesitamos un espacio para soledad emocional. Pero la vida moderna, transformada por la tecnología a cambio de nuestra espiritualidad, ha perdido el arte de la vida balanceada y la sabiduría para reconocer lo que esto quiere decir.

(A Letter from Laurence Freeman OSB, Meditatio Newsletter, December 2017)


Entradas destacadas