Sabiduría Diaria 26.10.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, TRINIDAD)

Un entendimiento contemplativo de lo que es disciplina hace que la veamos de manera distinta que una técnica. La técnica (y la tecnología) son más compatibles con la cultura moderna pues son individualistas – tal como nuestros teléfonos móviles. Nos prometen éxito y destreza. Se pueden reducir a programas, cursos y reglas. Se pueden comprar y vender. No como una verdadera disciplina, que trasciende la individualidad, integrándola con el gran todo al que pertenecemos. Al final, a través de la disciplina, aprendemos más plenamente por amor, no por entrenamiento técnico. Si no llegamos a querer lo que aprendemos – y cómo lo aprendemos – no avanzaremos del nivel técnico, preocupados siempre por la auto evaluación y el control.

(A Letter from Laurence Freeman October 2017 )


Entradas destacadas