Sabiduría Diaria 30.09.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA)

El Dios monoteísta es una unidad, sólo y todopoderoso, capaz de ser misericordioso como cualquier tirano pero igualmente capaz de venganza y aún crueldad. Antropológicamente refleja ciertos rasgos de las sociedades primitivas (no tan ausentes en nuestras democracias actuales) y se alimenta por la auto imaginación del ego mismo. Esta es la imaginación que agita la mente y a la que John Main llamaba 'el gran enemigo de la oración'. Conforme vamos desgastando este concepto nos es más fácil, más natural, descubrir la experiencia que nos espera en el corazón.

(A Letter from Laurence Freeman, April 2009)


Entradas destacadas