Sabiduría Diaria 23.09.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BERE ISLAND, IRLANDA)

El primer objetivo fundamental de la oración es calmar la mente. No generar alabanzas, crear imágenes bellísimas o dramatizar el diálogo con lo divino, sino como decían los Padres del Desierto, 'dejar los pensamientos a un lado'. Cosa fácil de decir, pero no tan fácil de lograr, especialmente cuando la mente ha estado agitada, distraída o en un estado desordenado por un tiempo largo tanto que la mente no recuerda un estado diferente. Entonces puede parecer que calmar la mente es imposible o auto destructivo, y una introducción a meditar en este estado suele encontrar miedo y rechazo.

(A Letter from Laurence Freeman, April 2009)


Entradas destacadas