Sabiduría Diaria 27.08.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, ITALIA)

Puedes ignorar o rechazar un regalo simplemente porque el envoltorio no es atractivo. Para muchas personas, el regalo de la Navidad viene envuelto por la Iglesia, la que pronto parece poner para recibirlo, muchas condiciones en letras pequeñas. Sin embargo, la Iglesia será siempre parte del regalo de Jesús al mundo. Como comunidad, ella está formada por la influencia de este regalo y se expande a través de la historia y la cultura. Pero allí hay muchas formas de envoltorios eclesiásticos y el Papa Francisco nos está demostrando que debemos despojarnos de muchos de ellos sin demora. Su regalo de Navidad a la Curia fue presentar en una lista quince enfermedades del alma y de la psiquis – la forma en que el regalo es obscurecido por el clericalismo, la legalidad y el juzgamiento hipócrita. La Iglesia lo puede hacer y verse mejor. Pero detrás de la institución visible también está la experiencia de la contemplación en donde el regalo se encuentra y re-encuentra - esperando ser descubierto – en el campo del corazón.

(A Letter from Laurence Freeman, 2014/04)


Entradas destacadas