Sabiduría Diaria 11.07.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, AUSTRALIA)

Para el ser humano, la verdad más difícil de percibir es lo simple. Una condición de completa simplicidad cuesta nada menos que todo. Nuestra propia simplicidad se vuelve entonces un escotillón al abismo de lo divino. Aun en este punto, antes de tropezar con la auto trascendencia podemos, y solemos al principio, retraernos. Tememos más a la libertad sin límites que a los muros de una prisión. Después de todo, podemos grabar nuestra miseria en los muros y buscar entonces ser recordados. No hemos perdido aun la identidad de nuestro ego.

(A Letter from Laurence Freeman, 2013/03)


Entradas destacadas