Sabiduría Diaria 18.06.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Por más predecible que tratemos de hacerlo, nuestra vida se mantiene sorprendente y básicamente incontrolable. Cuando esta aparente arbitrariedad de la existencia se revela, nos vemos como los juguetes de los dioses. Podemos correr asustados de esto, antes de preguntarnos a dónde vamos a correr. O podemos descubrir un viejo y olvidado sentido de humildad y asombro. Cuando vemos la vida y nuestra propia identidad de este modo, el pánico se cambia por paz. Vemos cuanto de ‘nuestra’ identidad es en realidad tangencial e impermanente y sin embargo algo, alguien, más profundo y más real existe. Comenzamos a preguntarnos quiénes somos. Curiosamente un sentido de agradecimiento surge a través de esta pregunta y para muchos puede ser la primera sensación de un sentido religioso de la vida. “Te agradezco Señor por la maravilla de mi ser”, cantaba el salmista hebreo. Este sentido de respeto es el significado del ‘temor de Dios’ que como dice la Biblia, es el inicio de la sabiduría.

(A Letter from Laurence Freeman, 2009/02)


Entradas destacadas