Sabiduría Diaria 11.06.2017


(FOTO LAURENCE FREEMAN, EEUU) Tal vez a la luz de la meditación podemos profundizar más que una estrecha lectura alegórica. No somos ni el sendero ni la tierra infértil, ni la semilla que no da fruto ni la tierra fértil. Sin embargo sabemos a través de la práctica diaria de repetir la palabra que en diferentes tiempos somos todo esto. Nuestro desempeño es variable y por eso es necesario que profundicemos a un nivel más allá de lo que podemos medir para entender qué es el trabajo que hacemos realmente y cuál el que el Espíritu hace en nosotros. El punto importante de la parábola no es el condenarnos al colocarnos en una categoría de segunda o tercera clase. Eso sería reducirnos a una uniformidad sin rostro que sería la antítesis de las enseñanzas de Jesús. El punto real es la generosidad desbordada y sin límites de la cosecha y la certeza de que ésta será recolectada.

(A Letter from Laurence Freeman, 2004/04)


Entradas destacadas