Sabiduría Diaria 10.05.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, VATICANO) El caos está siempre amenazando con abrumar la existencia humana, con extraernos la esperanza. El abismo de nuestra mortalidad y los dolores de pérdida y separación constantemente desestabilizan la seguridad que necesitamos para crecer. La vida es un hospital atareado. Tenemos que asegurarnos que cualquier persona que encontremos o con la que trabajemos en este lugar de sanación, reciba una bienvenida. Para San Benito cada invitado debe sentirse como si él o ella fuera Cristo. En la comunidad, los más necesitados, los enfermos, los jóvenes, los viejos y los extranjeros que llegan a la medianoche no son considerados molestias o gastos extras sino que son reverenciados. (Meditatio Newsletter 2017/01, Laurence Freeman)


Entradas destacadas