Sabiduría Diaria 03.05.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, GB)

Los síntomas de la salud y los síntomas de la enfermedad son muy diferentes. Por un lado orden, armonía, paz mental, flexibilidad, espontaneidad, belleza atractiva y, por el otro, caos, violencia, agresividad, desbalance y repugnancia. Sin embargo, lo peor puede ser intercambiado por lo mejor. Esto comienza con la aceptación. El primer paso puede ser el más difícil. Las peores noticias generan naturalmente la tentación de negar lo que no nos gusta. Vemos esto demostrado todos los días en las conferencias de prensa y entrevistas políticas. Estas me recuerdan a mí cuando era adolescente: Yo fumaba en secreto desobedeciendo las órdenes de mi madre. Una noche en mi cuarto, sintiéndome seguro para rebelarme, prendí un cigarrillo y de pronto escuché pasos subiendo las escaleras. Rápidamente lo apagué pero no pude esconder las nubes de la evidencia girando en la habitación. Cuando mi madre entró me confrontó y ante su enojo y quizás cierta diversión ante mi auto humillación por ser tan ridículo, yo lo negué. La negación se vuelve más fuerte cuanto más tiempo se practica. Al final puede llegar a ser auto convincente y terminamos creyendo las noticias falsas que producimos. El primer paso es ser honestos con nosotros mismos y con los demás.

(Meditatio Newsletter 2017/01, Laurence Freeman)


Entradas destacadas