Sabiduría Diaria 30.03.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BERE ISLAND, IRLANDA) Hay una paradoja en estas diferentes formas de atención. Las maneras en que nuestro estado mental cambia el mundo que hacemos y habitamos son obvias desde la experiencia diaria. No necesitamos expertos del cerebro que nos enseñen esto, aunque pueden ayudarnos a ser conscientes de ello y ver los efectos que tiene sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Está expresado a un profundo nivel de percepción en los discursos de despedida de los evangelios de Juan. Jesús está agudamente consciente de la humanidad dividida y frágil y el egoísmo de aquellos que aún llama amigos. Él sabe que será traicionado. Pero también ve (porque a este nivel “orar por” es ver) la radical e irrompible unicidad que goza con ellos y con todos. Para Él, la visión de unidad que trasciende la dualidad del tipo normal de atención del cerebro, se origina en la experiencia de unicidad que tiene con el “Padre”, el fundamento y fuente del ser. En sus palabras describiendo esto Él trae la conciencia religiosa humana a un nuevo pico de visión. (Christian Meditation Newsletter 2015/02, Laurence Freeman)


Entradas destacadas