Sabiduría Diaria 23.02.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, FRANCIA)

En la experiencia del espíritu – esto quiere decir cuando nuestra experiencia ordinaria es conocida dentro del nivel espiritual de la consciencia – es decir las típicas categorías: tú – yo, dentro – fuera, antes – ahora, se disuelven sutilmente. Lo que emerge cuando estas divisiones falsamente sólidas se eliminan, es precisamente aquello que estamos buscando. Vemos que siempre ha estado ahí pero nuestra manera de verlo nos prevenía de reconocerlo. La identidad permanece pero ya no en un sentido aislado o separado. Ahora está una relación, que siempre se mueve hacia la comunión, en la que nos vemos y también a los otros – como parte de un gran y singular todo. Las técnicas de evasión tan elaboradas y los miedos que nos impedían experimentar esto, ahora parecen risibles, aun cuando vemos cuanto dolor y vergüenza han causado.

(Christian Meditation Newsletter 2011/01, Laurence Freeman)


Entradas destacadas