Sabiduría Diaria 15.02.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, MARRUECOS) La oración es un centro de gravedad espiritual que siempre va haciéndose más profundo, es el eje del equilibrio humano. En la era que inicia en el mundo, la oración es el campo de mayor investigación y desarrollo. Ignorar esto es como negar la evidencia del calentamiento global, fingiendo una duda que honestamente no podemos darnos el lujo de tener. Es la práctica del momento presente y por lo tanto nos proporciona cordura y una relación correcta entre el pasado y el futuro. La esperanza para la salvación del mundo, según el libro de la Sabiduría, está basada en que haya un mayor número de gente sabia. Entender la naturaleza de la oración y practicarla es la responsabilidad de la religión respecto de toda la humanidad. Está anclada en tratar al cuerpo de una manera de ser no dual, en la que el cuerpo es tratado no como un concepto o un objeto sino como un instrumento de belleza y asombro que regula el significado a la vez de la alegría y el sufrimiento. Mucho del interés actual en la espiritualidad refleja un desequilibrio en la actitud cristiana hacia el cuerpo que se ha desarrollado debido a ciertas ideas y miedos respecto de la sexualidad. Profundizando en la experiencia de la oración, llevándonos de la mente al corazón, estos profundos desequilibrios se pueden corregir. (Christian Meditation Newsletter 2007/01, Laurence Freeman)


Entradas destacadas