Sabiduría Diaria 04.02.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EEUU)

Las formas externas de vida – trabajando con los pobres de la calle o viviendo en un monasterio – por sí mismas no producen una vida contemplativa. Cada individuo, en la singularidad de la soledad de su vocación necesita descubrir los recursos de la contemplación por él mismo. Lo que sí es común a todos es la sabiduría que nos empuja a adoptar una práctica contemplativa – una que cambia la introversión a interioridad. Y esto nos muestra que la contemplación es exactamente nada menos que estar en el presente, viendo las cosas como realmente son y relacionándonos con la realidad desde el auténtico centro de nuestro ser – una relación probada por la calidad de nuestro amor y nuestro espíritu de bondad. El meditar dos veces al día, mañana y tarde, es una actitud de sabiduría práctica de vida tan universal como podemos encontrar en cualquier parte.

(Compassionate Contemplatives, Laurence Freeman)


Entradas destacadas