Sabiduría Diaria 17.01.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, SINGAPUR)

El cambio es lo único que no cambia. En el corazón de Dios encontramos nuestro más profundo sentido de pertenencia y trascendemos nuestra auto-consciencia. Este es el cambio eterno (el significado de “vida eterna”) y se convierte en el ahora eterno, la quietud en la que el divino auto-conocimiento del amor emerge y nos cambia. En el I Ching, el libro chino “de los cambios”, la sabiduría es la habilidad de reconocer dónde estamos en el perpetuo ciclo del cambio. En el hexagrama 20 sobre la contemplación, se muestra cómo esto lleva cíclicamente al misterio de la realidad, tal como cada nacimiento conduce a una interminable serie de cambios y experiencias. En este texto chino de sabiduría, la contemplación es descrita como el espacio “entre la purificación y la ofrenda”. Similarmente, en la palabra latina contemplatio, templum se refiere no a la estructura del edificio sino al espacio en el cual ha sido erigido. Creo que es por esto que cuando la gente viene a Bonnevaux no es solo la construcción sino el espacio en el que flota, que se les revela como una entrada a la contemplación y la paz.

(Meditatio Newsletter December 2016 Laurence Freeman)


Entradas destacadas