Sabiduría Diaria 03.01.2017


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, CARIBE) Cuando la novedad de la práctica se ha pasado y la disciplina se comienza a enraizar, los períodos de meditación se van integrando naturalmente en la vida diaria. Todo se vuelve natural y ordinario. Pero también se vuelve algo que transfigura, un agente de cambio constante que revela la profundidad en todo tan pronto como va integrando los niveles más sutiles de nuestro ser. Cuando uno inicia este peregrinaje una cosa difícil y necesaria que hay que recordar es que no es como ninguna otra experiencia con la que estemos familiarizados. Es acerca de dejar ir más que de tomar, algo particularmente difícil y en contra de la cultura actual que manejan nuestras mentes ocupadas. Al final de su vida, le preguntaron a Buda qué obtenía de la meditacIón. Contestó: 'Nada, pero he perdido mucho.' Jesús hace énfasis también en que no podemos encontrar algo sin dejar ir y que el discipulado, esa relación tan plenamente encarnada de las relaciones humanas con lo divino requiere que dejemos ir 'todo lo que poseemos'.

(Meditatio Newsletter December 2016 Laurence Freeman)


Entradas destacadas