Sabiduría Diaria 1.1.2016


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, Irlanda) La vida contemplativa ha sido a menudo mal representada a lo largo de los siglos. Se le ha presentado como una opción, a menudo una opción muy egoísta, para una paz privada y en aislamiento, como una huida del mundo y sus problemas. Muchas personas, evitando el trabajo del silencio por ellos mismos, pero atrapados en los asuntos del mundo, veían a los centros de contemplación como sueños de escape. Pero si vemos a la contemplación como una forma de vivir en el presente, con mentes y corazones abiertos en racionalidad y compasión, la verdad es muy diferente. La vida contemplativa es ordinaria, tan ordinaria como nuestras frecuentes faltas y defectos y como nuestro compromiso innato a la esperanza y a un mundo más pacífico y más justo. En otras palabras, es tan ordinaria como cuando todas las capas del sentimentalismo y del mercantilismo han sido extraídas de nuestra comprensión de su significado radical y universal, como es el nacimiento de Jesús. (Meditatio Newsletter December 2016 Laurence Freeman)


Entradas destacadas