JOHN MAIN Silencio y Quietud para cada día del año 14/04/2022

Reflexiones de Semana Santa 2022


Hoy comenzamos el Triduo, el núcleo de tres días del misterio de la Pascua. Cada día tiene una celebración simbólica única. Hoy la Eucaristía expresa la unión, la koinonía, la amistad que recorre la humanidad y el cosmos proclamando la justicia y la paz.


La fuerza elemental del viernes es la separación, la pérdida, la muerte y la división: no se puede celebrar ninguna Eucaristía si no se venera con fe la Cruz.


El sábado es el día después de cada funeral, los dolientes se han ido a casa, la tumba está cerrada, el largo vacío, la oscuridad y la ausencia se hacen visibles en un silencio denso y una extraña inactividad.


Pero en la profundidad de la oscuridad, la Vigilia Pascual comienza encendiendo el fuego pascual. Nos une a través de milenios con nuestras primitivas raíces humanas y luego podemos procesar a través de la oscuridad, encendiendo nuestras pequeñas velas individuales del cirio pascual, la luz de Cristo resucitado.


Al amanecer del domingo, la liturgia es el propio amanecer de la naturaleza y luego la Eucaristía celebrada a la altura del sol del mediodía. Es la cuarta dimensión, no dual, que contiene y combina las otras tres dimensiones de la condición humana.


No hay mucho más en el sentido de la vida que lo que contienen estos tres días, excepto la Covid y los impuestos.


Ayer sugerí a los participantes en el retiro de Bonnevaux que buscaran en su silencio interior una pregunta redentora personal, como la que describí en la historia del Rey Pescador al principio del retiro. No tiene que ser inventada y, como un koan, no puede responderse fácilmente, pero debe ser escuchada y encontrada. Para encontrarla, puede ser útil recordar algunos aspectos de estos tres días de tu experiencia pasada.


¿Has acompañado alguna vez a alguien que ha pasado por su propio Viernes Santo? Por supuesto, estamos ahí para los demás a través de las muchas pérdidas, pruebas y tribulaciones de la vida y estamos agradecidos cuando otros nos acompañan. Pero todo esto son preparativos para el viernes final y la separación definitiva, la pérdida del cuerpo físico. Toda pérdida es una forma de muerte o, podríamos decir, la muerte es sólo la forma final de la pérdida. Si has conocido la dolorosa gracia de este acompañamiento, estos días podrían ser más profundos.


Pero todos podemos convocar nuestros poderes de empatía imaginativa para acompañar a Jesús en el Camino de la Cruz, hasta el Gólgota y más allá. El más allá es la Resurrección. Ya ha amanecido, de lo contrario no estaríamos haciendo esto.


Lo que hacemos no es fingir que no ha ocurrido, sino ver cómo la humanidad se está formando en su koinonia, su comunidad.


​Laurence.




Entradas destacadas
Entradas recientes