JOHN MAIN Silencio y Quietud para cada día del año 05/02/2022

Entonces, por supuesto, podemos encontrarnos con Dios dentro de la dimensión dualista. Pero cuando lo hacemos, puede ser confuso, e incluso puede llevarnos al autoengaño. Podemos limitar a Dios a esa dimensión dualista. Cuando decimos, por ejemplo, en la liturgia, "Dios Todopoderoso y eterno, te alabamos, te damos gracias”, estas son oraciones útiles, significativas y efectivas. Pero si las tomamos literalmente, entonces permanecemos aquí abajo, enviando mensajes, alabanza y adoración a Dios. Estamos atrapados, en otras palabras, en la metáfora, atrapados en nuestra imaginación dualista. Por lo tanto, no es que Dios no está presente en la mente dualista ordinaria o la vida cotidiana y los niveles de conciencia, sino que siempre somos llamados por esa Presencia y por esos signos de la Presencia Divina, que está en todas partes, más allá de lo dualista. Lo oímos y podemos encontrarla también en el inconsciente.


Laurence Freeman OSB.


Entradas destacadas
Entradas recientes