Sabiduría Diaria 26.11.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, MALASIA) (...) hay muchas maneras de compartir o dar testimonio de la Buena Nueva. Ciertamente, si queremos difundir el Evangelio, debemos reflejarlo, debemos actuar de la mejor manera posible. Y una de las maneras importantes de hacerlo es no pretender ser mejor de lo que somos. No pretender tener una respuesta para todo. No para fingir ser perfecto, sino para ser nosotros mismos, para admitir nuestros errores. Pero como estaba diciendo en la charla sobre el discipulado, estamos destinados a ser discípulos que son «otros cristos». San Juan dice: «No sabemos cómo seremos al final, pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos como él es en verdad (1 Jn 3, 2)». Así que el grado en que lo vemos es el grado en que llegamos a ser como él, y eso comienza ahora, comienza en esta vida. Y me gustaría pedirles que piensen en lo importante que es nuestra oración para esta experiencia de «ver» a Cristo resucitado y ser llenos del poder de su Espíritu, elevados por encima de nuestros temores y con el valor de vivir nuestras vidas en él. Y por eso, para compartir la Buena Nueva, tenemos que descubrir su santidad en nosotros mismos, transformándonos a semejanza suya. (Christian Life in the Light of Christian Meditation 2 - Holiness, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas