Sabiduría Diaria 11.10.2019


(PHOTO: LAURENCE FREEMAN, BELGICA) Y ser un discípulo implica comprometerse con una comunidad. No sólo ser un individualista o un consumidor de espiritualidad, brincando de un lado a otro, sino estar anclados en un compromiso, como se hace en el matrimonio. Hay un compromiso hacia una persona, hacia una manera de vivir. Y ese es un aspecto definitivo de nuestra identidad como discípulo cristiano. Sobre todo, recordemos el primer relato del evangelio de Juan, todo esto toma lugar en el contexto de la oración. Es la oración la que nutre esta vida como discípulos y todos estos elementos diferentes de nuestra identidad cristiana, que afectan nuestra moral, nuestra vida familiar, nuestra relación con la justicia social, nuestra forma de adorar y nuestro servicio a la comunidad. ( Christian Life in the Light of Christian Meditation 1 - Discipleship, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas