Sabiduría Diaria 04.07.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, EGIPTO)

La justicia siempre debe verse hecha por la razón correcta. Significa simplemente prestar atención a la fuente, humana o natural, que origina la herida, preguntándonos después ‘¿Por qué lo hicieron? Al final de esta pregunta podemos concluir que en realidad ‘no sabían lo que hacían’, tal como Jesús entendió desde la cruz. Su capacidad de discernimiento y su desapego le permitieron perdonar – o más bien no decir ‘les perdono’, sino recurrir a la imparcialidad del amor que nunca juzga, el amor del ‘Padre’. Decir ‘yo’ hubiera sido una aseveración del ego y aun en este caso una dramatización de lo otro. Al pedir al Padre que les perdone les permite ser plenamente otros y a la vez retirar todas las proyecciones sobre ellos. Cuando decimos ama a tu prójimo debemos de incluir también al ‘enemigo’ como aquel que muchas veces ha sido el causante de nuestra herida. Es un mandamiento tan fundamental que no podemos aprender de Jesús sin tener esto presente aunque nos cause molestia.

( Meditatio Newsletter, October 2010, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas