Sabiduría Diaria 08.06.2019


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, MONTE OLIVETO, ITALIA)

Cuando iniciamos una práctica particular como la meditación, iniciamos, la dejamos, iniciamos de nuevo. A veces seguimos, a veces no. Es como un proceso de compromiso que se va profundizando. El momento en que decidimos comprometernos puede ser prácticamente imperceptible. Súbitamente nos damos cuenta que somos ya ‘el que nunca regresa’, hemos pasado el punto de no regreso y no nos vamos a regresar. Percibimos que ese compromiso no es sólo un acto de la voluntad. Nuestra voluntad no es suficientemente fuerte para lograr eso. Así que estamos conscientes, creo, conforme pasamos por este proceso de comprometernos que el mismo proceso está lleno de gracia, Cristo, nuestro maestro está ahí, dentro de nuestro aprendizaje, dentro de nuestro discipulado.

( The Ego On Our Spiritual Journey II, Meditatio Talks 2008 B, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas