Sabiduría Diaria 06.05.2016


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Para meditar, dejamos a un lado nuestros pensamientos. Pensamientos sobre el pasado, sobre el futuro, nuestras ansiedades, nuestras fantasías, nuestras conversaciones imaginarias, nuestros miedos, nuestras preocupaciones y dudas – básicamente todo lo que está pasando a través de la mente continuamente. Y claro que no es como apagar la televisión. No podemos nada más acabar con esa actividad mental. Pero si podemos fijar nuestra atención en otra cosa. Podemos ir aprendiendo poco a poco a quitar la atención de nosotros porque mientras estemos enganchados en todo ese proceso de pensar y planear y preocuparnos y fantasear, estaremos enfocados en nosotros y no estaremos dejando atrás nuestro ego.

Christian Life in the Light of Christian Meditation 1:

Discipleship, Meditatio Talks 2019 A, Laurence Freeman OSB)


Entradas destacadas