Sabiduría Diaria 03.05.2015


(FOTO: LAURENCE FREEMAN, BRASIL)

Todo esto sobre lo que hemos hablado hasta ahora nos dirige a la oración. Veamos como la oración, la oración del corazón – meditación, oración contemplativa – nos lleva a la experiencia y significado real y verdadero de lo que es el ser discípulo. Pero ¿Por qué lo haría?, ¿Por qué estar sentados en quietud y silencio y dejando a un lado todos nuestros pensamientos nos conduce al discipulado? La respuesta es simple, pues a la hora de la meditación estamos quitando la atención de nosotros mismos. Estamos perdiéndonos a nosotros mismos. Estamos volviéndonos de todo corazón hacia Cristo vivo en nuestro interior. Nos estamos permitiendo experimentar su mirada hacia nosotros y lo que aprendemos en cada periodo de meditación se va volviendo la manera en que vivimos nuestra vida.

( Christian Life in the Light of Christian Meditation 1:

Discipleship, Meditatio Talks 2019 A, Laurence Freeman OSB )


Entradas destacadas